Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Oreste Plath, del libro "Lenguaje de pájaros chilenos"

 

CHINCOL
Zonotrichia capensis chilensis (Meyen).
Desde Atacama hasta las islas Guaitecas.
(Pág. 17-21)


Simboliza lo pequeño y movedizo. Según Claudio Gay, su canto es:


i-tio-chiu-chiu-trri


Y el pueblo lo interpreta:


abis visto mi tío-tío-tin


Otros dicen que pregunta:


¿Han visto a mi tío Agustín?


Y los graciosos lo entienden así:


¿Han visto a mi tío Agustín,
con un zapato y un calcetín?


Se sabe que en un partido de chueca que realizaron los pájaros, el Pillo quedó herido y el Chincol se acordó que tenía un tío doctor y salió en busca de él y como no lo encontraba tan fácilmente, comenzó a preguntarle a medio mundo por su tío Austín.
Y esta búsqueda de su tío Cucho, la realiza por llanuras, cerros y cordilleras, tanto de día como de noche.
Como se sabe, el Chincol se vio involucrado en una zafacoca, en la que se le señaló como autor de una puñalada a la Loica. Llevado al juzgado, ante el juez se defendió diciendo que no tenía la culpa, fue el Siete Cuchillos, que lo tentó con un cuchillo, porque él no era hombre de matar.
El juez ordenó apresarlo y lo condenó a llevar grillos. Por eso anda a saltitos. No puede caminar como los otros pajaritos.
Muy a lo lejos, en algunas escuelas, niñitas juegan al Chincol. Dos se ponen en cuclillas frente a frente y dicen este diálogo:


-Comadre Rana. -¿Qué quiere, comadre? -Un vasito de agua. -¿Para quién? -Para su compadre.-¿Cuándo llegó? -Anoche. -¿Qué le trajo? -Un corte de vestido. -¿De qué color? -Verde Limón.-¿Qué le dijo? -Que bailáramos el Chincol.


Saltando en cuclillas:


Chincol, Chincol,
zapato de charol;
pícale Chincol,
zapato de charol...


Se oye este cantar:


En una noche de Dios
me levanté muy tempranito
y saben con quién soñé
con un lindo Chincolito.
Tan lindo era
muchos saltitos daba,
la colita meneaba
y el moñito lo paraba.
Disculpen, señores míos,
que este sueño
no pudo ser más largo
porque luego desperté.


La alusión al moñito hace referencia a que en el tiempo de amores levanta, como penacho, las plumas de la cabeza.
En Chiloé lo llaman Copete, debido a este adorno que lo engalana.

Y hay una copla popular que dice:


En el medio de la mar
suspiraba un Chincolito
y en el suspiro decía:
"Échele chicha al cachito".


Si a un viajero nocturno le canta el Chincol, desgracia, pero se contrarresta el peligro rezando la presente oración:


Virgen sagrada, escúchame,
porque te tengo presente
me retires del Demonio.
siete leguas del paciente.
Por los martirios y clavos
y la sentencia tan juerte,
tres golpes te dio Pilatos
para enclavarte, Señor
Permitisteis el padecer
por tu Divina Pasión,
con la hería en el costao
que tu cuerpo penetró.
Favor te pido y amparo
que mi cuerpo no sea muerto
sin merecer confesión;
y en el ara del altar,
merezca su bendición.


Disparar de Chincol a Jote es, en sentido figurado, el que se enamora de mujer de cualquier condición social, edad, obesa o flaca, agraciada o sin gracia.
Tiene menos sebo que pata de Chincol, hace referencia a persona delgada.
Chincoleo, es caminar a saltitos como lo hace el Chincol.
Los bebedores, a un preparado alcohólico, le pusieron Chincol, el que está compuesto de agua mezclada con aguardiente.
En la ornitoponimia figura Chincolco, Aguas del Chincol; y Chin coihue, Lugar de Chincoles.

Volver a Las aves en la literatura Chilena